Siguen las protestas en Los Ángeles contra Donald Trump

411

Las persistentes lluvias que azotaron esta mañana la ciudad no impidieron que miles de angelinos salieron a las calles a marchar en contra del nuevo presidente de la nación, Donald Trump.

Varias marchas que comenzaron desde distintos puntos de la ciudad confluyeron en el Ayuntamiento de la ciudad. Una salió de la Plaza del Mariachi en el barrio de Boyle Heights, otra de las calles Broadway y Olympic; y una más de las calles Olympic y Figueroa.

Algunos de los aguerridos manifestantes llegaron empapados, con el cabello destilando agua; otros más precavidos, marcharon protegidos con impermeables y paraguas, el accesorio que más valió ante el brutal aguacero.

Anuncios

Llegaron armados con pancartas y cartelones a los que protegieron de las precipitaciones con plásticos: “Trump eres un fraude”; “legalización no deportación”; “unidad contra odio”; “respeta mi existencia o espera resistencia”, fueron algunos de los mensajes que mencionaban.

Marchaban repitiendo cánticos y consignas. La más socorrida era: “¡Trump no eres mi presidente!”.

Tamara Romero vino desde Long Beach y comenzó a marchar desde las calles Olympic y Figueroa. “Vine preparada para la lluvia, pero no me molesta mojarme porque quería protestar. Trump es un presidente que no nos respeta. Y no espero nada de él, pero sí que la gente participe más y haga oír su voz”, señaló.

Agapito Rosas, un inmigrante de Acapulco, México quien trabaja como jornalero, salió a marchar con todo y la carreola de su hijo. “Tengo un hijo de casi dos años. Él no vino, pero su carreola sí”, dijo. Dejó en claro que no le tiene miedo a Trump. “Haga lo que haga, no va a poder sacarnos. Que no se le olvide que él también es inmigrante”, expresó.

Con paraguas en mano, Anabella Bastida, directora del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM), marchó desde Boyle Heights hasta el Ayuntamiento. Dijo que participó en la marcha porque quiere asegurarse que el nuevo mandatario escuche y respete a la comunidad inmigrante. “Estamos mojados y contentos. Es importante que no tengamos miedo. El mismo presidente dijo que no tengamos miedo y que tenemos la protección de Dios y las Fuerzas Armadas. Los inmigrantes tenemos la protección de Dios y de nosotros mismos”, subrayó.

El activista Juan José Gutiérrez, organizador de una de las marchas, calculó una asistencia de hasta 10,000 manifestantes, aunque debieron rondar los 3,000 o poco más.

“Lo importante de hoy es que se manda un poderoso mensaje al presidente Trump y a su administración: que aquí en Los Ángeles, la capital de los inmigrantes, nos estamos movilizando y organizando para proteger todos los avances que hemos logrado; y no vamos a permitir un retroceso”, sentenció.

Y remató: “Todo los insultos que recibimos en la campaña se han transformado en un movimiento que servirá de protección para la comunidad inmigrante”.

Anuncios