Presidente Abinader y ministro de MOPC Ascención dan primer picazo a inicio construcción elevado en Boca Chica

420

Boca Chica, RDHerald.- Con la presencia del Presidente Luis Abinader, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones dejó este viernes iniciados los trabajos de construcción de un nuevo elevado o distribuidor de tráfico en la autopista Las Américas, a la entrada de la comunidad de Andrés, Boca Chica, el cual tendrá una longitud de 418 metros.

Otras obras a construir son vías marginales y tres puentes peatonales y de motores en La Caleta, Brisas de Caucedo y Boca Chica, así como muros laterales de separación, repavimentación y construcción de obras de drenaje pluvial en la autopista y las vías marginales.

El ministro de Obras Públicas, Deligne Ascención, y el Presidente Abinader dieron el primer palazo que dejó iniciados los trabajos del nuevo elevado.

Anuncios

Al pronunciar las palabras centrales del acto, Ascención dijo que esta obra constituye el inicio de la etapa final de un proyecto para transformar en una eficiente autopista urbana el tramo de 10 kilómetros entre la estación de peaje y la población de Boca Chica.

Aseguró que son múltiples los beneficios de finalizar este proyecto de Autopista Urbana, entre los que refirió la reducción de una desproporcionada tasa de accidentalidad registrada históricamente en esos diez kilómetros; disminución del tiempo de viaje y la reducción de costos de operación de vehículos en ese tramo vial, en el inicio del extenso corredor que conduce a enclaves turísticos como Villas del Mar, Guayacanes, La Romana, Bayahibe, Cap Cana, Punta Cana, Bávaro, Macao y Miches.

“Los beneficios de esta obra son cuantiosos y su efecto multiplicador se extiende a una vasta población”, consideró.

Pero un punto que destacó el ministro Ascención es respecto a la necesidad de cruzar la autopista de Las Américas de unas 150 mil personas residentes en las márgenes norte y sur en el trayecto de 10 kms entre las comunidades de La Caleta y Boca Chica, ha ocasionado innumerables accidentes de tránsito, obstáculos a la circulación, incrementando los costos de operación de vehículos, y reducción de su velocidad de marcha. La obra será construida por la firma Consorcio Autopista Las Américas, conformado por las compañías Grupo Rizek y Grupo Moya.

Conjunto de obras a realizar

El funcionario explicó que las obras comprendidas en esta fase última del proyecto incluyen la construcción de un elevado en Andrés, el cual incluye un puente de tres luces y cuatro carriles de circulación con anchura de 3.60 metros cada uno, dos en cada sentido.

También, vías marginales paralelas a la autopista, al norte y al sur, con el objeto de canalizar, distribuir y facilitar los movimientos del tráfico de carácter local (peatones y vehículos) que circula en sentido perpendicular y/o paralelo a la autopista.

Asimismo, muros laterales de separación, construidos en hormigón con superficie estampada. Estos dispositivos tienen como propósito el control de ruido y la preservación de un ambiente con sosiego urbano en las comunidades situadas al norte y al sur de la nueva autopista.

Iluminación en el trayecto desde la estación de peaje hasta la salida del poblado de Boca Chica, y repavimentación y construcción de obras de drenaje pluvial en la autopista y en las vías marginales, norte y sur. Y obras diversas como señalización horizontal y vertical en todo el ámbito del proyecto (autopista, intersecciones, distribuidores de tráfico, vías marginales), jardinería y paisajismo.

La longitud total de la estructura del puente será de 71.58 metros, con una extensión de 418 metros en las rampas de acceso y salida. La vía debajo del puente tendrá una altura libre de 6.40 metros, con seis carriles de 3.60 metros, tres en cada sentido, y aceras laterales con ancho de 2.40 metros.

“Con un tráfico promedio que supera hoy día los 25 mil vehículos, y no obstante el drástico aumento de la población circundante, en el tramo aeropuerto-Boca Chica la autopista Las Américas funcionó, hasta hace poco, con las características geométricas de los años ´50”, afirmó.

Dijo que en la actualidad la provincia Santo Domingo alberga 3.5 millones de habitantes, y que al norte y al sur del tramo de 10 kms entre el aeropuerto y Boca Chica (es decir, en los poblados de La Caleta, Andrés y Boca Chica) residen unas 150 mil personas, lo que equivale a sumar las poblaciones de Baní (90 mil habitantes) y Azua (60 mil).

“La imperiosa necesidad de cruzar la autopista de esas 150 mil personas residentes en las márgenes norte y sur de este tramo de carretera, sin disponerse de las obras necesarias, ha ocasionado además de innumerables accidentes, diversos obstáculos a la circulación que, al mismo tiempo, incrementan los costos de operación de vehículos, y reducen su velocidad de marcha”.

Afirmó que desde un punto de vista conceptual, la nueva autopista urbana permitirá separar los flujos de tránsito de larga distancia que circulan sobre la autopista, de aquellos movimientos perpendiculares y paralelos a dicho tráfico, generados por las actividades existentes al norte y al sur de la vía.

El senador Antonio Taveras dijo que el Presidente Abinader ha estado promoviendo cambios fundamentales para beneficio de República Dominicana, “y lo vamos a lograr en las fortalezas institucionales”.

Sostuvo que el país empieza a renacer y el cambio es un hecho, “y vamos a empujar el cambio entre todos”.

La gobernadora provincial, Altagracia Julia Drullard Jiménez, afirmó que en menos de un mes el Presidente Abinader está resolviendo y dando respuestasa demandas sentidas de Boca Chica.

El pastor Juan Chalas, en nombre de las comunidades beneficiarias, agradeció al mandatario por la construcción de estas obras, porque “las sagradas escrituras nos dicen que debemos ser agradecidos”.

A la actividad asistieron también el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza; la superintendente de Seguros, Josefa Castillo; los viceministros de MOPC Nelson Colón, Roberto Herrera, Luis Bastardo, Ángel Tejeda, Mélito Santana Rincón, y Tomasina Pascuala.También, los asesores Onéximo Gónzalez y José del Carmen Montero Arias.

El acto fue bendecido por el sacerdote Eduardo Carrión Ozuna, de la Parroquia San Rafael, de Boca Chica.

Anuncios