«Haití afronta tres días de huelga general en medio de la crisis»

0
98

Puerto Príncipe, Haití, RDHerald.- Mientras Haití sigue lidiando con la inseguridad y la violencia continuas, está previsto que el lunes 29 de enero comience una huelga general de tres días. La huelga, convocada por grupos de transportistas y trabajadores, pretende llamar la atención sobre la grave situación del país y presionar a las actuales autoridades para que tomen medidas.

La convocatoria de huelga fue realizada por la Brigada Sindical Anticorrupción (BSAC) el 25 de enero. Sonson Dumé, coordinador general de la BSAC, expresó su frustración por la falta de acción del gobierno a la hora de abordar los problemas del país: «Las autoridades actuales no tienen la voluntad de sacar al país de la situación en la que se encuentra», declaró Dumé.

La situación en Haití no ha dejado de deteriorarse, con continuos problemas de seguridad y una economía en dificultades. La huelga, que durará de lunes a miércoles, cuenta con el apoyo del Centro Nacional de Trabajadores Haitianos (CNOHA). La organización destaca el impacto de la crisis de seguridad en la vida cotidiana de los haitianos, con bloqueos de carreteras por bandas armadas que impiden a miles de personas circular libremente.

A la luz de los riesgos potenciales asociados a la huelga, los organizadores instan a la población a evitar salir a la calle en sus vehículos: «Pedimos el apoyo de la población para evitar salir a la calle en vehículos a fin de prevenir cualquier peligro potencial», declaró un portavoz de los organizadores de la huelga.

Se espera que la huelga tenga un impacto significativo en la vida cotidiana de Haití, ya que es probable que los comercios y los servicios de transporte se vean afectados. Los organizadores esperan que la huelga llame la atención sobre la crisis que atraviesa el país y presione para que las autoridades tomen las medidas necesarias.

Mientras Haití se enfrenta a esta huelga general de tres días, la comunidad internacional sigue de cerca y espera una resolución pacífica a la actual crisis del país. El pueblo de Haití merece un entorno seguro y estable, y es crucial que las autoridades tomen medidas rápidas y eficaces para abordar los problemas que se plantean.