El Ministro del MOPC Deligne Ascención aumenta medidas para que se cumplan requisitos de diseño antisísmico

0
404

Santo Domingo, RDHerald.- El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Deligne Ascención, consideró que se deben mejorar los controles en la construcción de edificaciones, con reglamentaciones claras, para de esa manera hacer frente a la ocurrencia de sismos de gran magnitud, y que la institución desarrolla acciones para velar por el cumplimiento de los requisitos técnicos de diseño antisísmico de todas las estructuras viales.

Dijo que constituye una necesidad imperiosa “a la que debemos abocarnos quienes tenemos a cargo la responsabilidad de construir edificaciones y obras de infraestructuras viales, y los que tenemos la responsabilidad de regular y supervisar este tipo de actividad”.

Ascención participó como orador invitado en la apertura del Primer Congreso Internacional Terremotos y Vulnerabilidad, que se lleva a cabo del 22 al 25 de junio en el hotel Barceló Bávaro Grand Resort.

El evento es auspiciado por el Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA) y cuenta con la participación de expertos conferencistas nacionales e internacionales procedentes de Europa, Estados Unidos y distintos países de América Latina, así como representantes de instituciones gubernamentales y de organizaciones vinculadas a la gestión de riesgo, profesionales de la ingeniería, entre otros.

“Los países en desarrollo, como es nuestro caso, podemos en cualquier momento ser impactados por un desastre natural en forma desproporcionada, debido, en parte, a que poseemos una infraestructura frágil, construida muchas veces sin las debidas especificaciones técnicas y expuestas a eventos catastróficos que a su vez podrían resultar en un mayor número de fatalidades”, expresó.

Indicó que, en ese orden, el MOPC desarrolla acciones para velar por el cumplimiento de los requisitos técnicos en el análisis y diseño antisísmico de todas las estructuras viales que se erijan en el territorio nacional, para resistir los efectos de movimientos sísmicos, de tal forma que su estructura se mantenga estable, garantizando principalmente la seguridad de las personas.

“Dada esta realidad de nuestro entorno geotectónico, los organismos del Estado u organizaciones gremiales como el CODIA, deber ser verdaderamente proactivos en desarrollar acciones de prevención y disminución de riesgos ante estos eventuales y nefastos accidentes de la naturaleza”, proclamó.

Explicó que entre las infraestructuras más importantes en términos viales están los puentes, elevados, pasos a nivel y viaductos, que garantizan la comunicación terrestre y resultan vitales para las operaciones de emergencia, recuperación y continuación de la dinámica económica del país ante eventuales terremotos.

“En ese sentido, el MOPC ha puesto en marcha un plan que consiste en la evaluación y aplicación de las medidas necesarias para el reforzamiento de los puentes existentes a nivel nacional”, afirmó.

Dijo que para tales fines, Obras Públicas y la Oficina Nacional de Evaluación Sísmica y Vulnerabilidad de Infraestructura y Edificaciones (Onesvie) firmaron un acuerdo en noviembre de 2022, con el fin de desarrollar estrategias en conjunto para la evaluación y mantenimiento de los más de dos mil puentes que hay diseminados en todo el país.

“Este convenio es de importancia capital, porque permite planificar y ejecutar medidas de prevención que amortigüen los efectos de los terremotos, en buena parte porque muchas de nuestras infraestructuras han sido construidas sin tomar en cuenta una serie de elementos que hoy la ciencia y los estudios ponen a disposición de los que construyen, con normas y diseños para construir más seguros”, refirió.

Expresó que, a través de la Dirección General de Reglamentos y Sistemas, el MOPC trabaja en la etapa final del proyecto de elaboración de los reglamentos de carreteras y puentes, en interés de estandarizar y regularizar todo lo concerniente al diseño, construcción y mantenimiento de las infraestructuras viales, incluyendo los criterios para su evaluación y diagnóstico.

“Estos reglamentos están siendo elaborados a través de un acuerdo de cooperación entre el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, titulado: “Infraestructura de transporte resiliente: apoyo al desarrollo de infraestructura de transporte adaptable al cambio climático”, indicó.

Sostuvo que se deben llevar a cabo soluciones que mitiguen los daños y pérdidas humanas o materiales ante la presencia de un sismo en República Dominicana, y que las consecuencias de hacer poco o nada desde un punto de vista preventivo exponen a todo el sistema de transportación vial.

Dijo que tener una infraestructura vial resistente, es esencial para reducir el riesgo de los daños causados por este tipo de desastres, y es vital para mantener una economía robusta.

“Tenemos conciencia de que, aunque el número de terremotos peligrosos se ha incrementado a nivel mundial, los avances en las ciencias y la ingeniería en infraestructura han permitido mejoras significativas en la construcción para lograr una infraestructura más resistente a estos eventos”, refirió.

Destacó que más importante aún, en el caso de República Dominicana, se deben tomar estas acciones, “porque nos encontramos expuestos a fallas tectónicas por la conjunción de las placas del Caribe y Norteamérica, que generan tensiones que pudiesen en un futuro ser causas de potenciales terremotos en nuestra isla”.

Al respecto, refirió la experiencia reciente de Haití y las propias experiencias nacionales de carácter histórico.

Ascención planteó la necesidad de fortalecer el marco jurídico y medidas de control de desastres, como forma de prevenir catástrofes en caso de ocurrencia de terremotos en el territorio nacional.

Refirió que ante la eventualidad de que el país pueda ser afectado por un sismo de gran magnitud, los organismos competentes, de conjunto con todo el conglomerado de instituciones públicas y privadas, lo mismo que técnicos y profesionales vinculados deben estar preparados para enfrentar las consecuencias que se deriven.