Vigilia en Alto Manhattan por dominicano desaparecido desde el 28 de noviembre

84

New York, RDHerald.- MiguelCruz TejadaUna vigilia, que también sirvió para que los familiares del dominicanoRhony Ramos, desaparecido desde el 28 de noviembre, cuando salió de su casa altrabajo, en la calle 175 y avenida Audubon, el 28 de noviembre, denunciaran lainsuficiencia de los policías  delcuartel 33 a cargo del caso, fue realizada ayer lunes en la esquina de la calle176 y avenida Ámsterdam.

Mostrando carteles con la foto de Ramos, de 30 años de edad y el afiche de búsqueda, los concurrentes se congregaron entre 5:00 a 6:00 de la tarde, oraron y pidieron por su pronta reaparición sano y salvo, en estos días navideños.

La vigilia fue celebrada frente al Centro de Enseñanza Mamá Tingó, situado en la cuadra de la avenida Ámsterdam, entre calles 176 y 177, donde su madre trabaja como cocinera.

En la actividad participó el concejal Ydanis Rodríguez,  la activista Rosita Romero, que dirige el Centro de Desarrollo de la Mujer Dominicana, que administra el centro infantil y otros activistas y comunitarios.

Freddie Ramos, hermano de Rhony, dijo que ha tratado de comunicarse varias veces con el detective que tiene el caso asignado, pero que no ha podido hablar con el oficial, porque casi nunca contesta el teléfono.

Dijo que la familia merece más atención y se supone que la policía debe mantener un canal de comunicación, como parte importante de la investigación.

La semana pasada, el congresista Adriano Espaillat, la asambleísta Carmen de la Rosa, y activistas comunitarios, realizaron una conferencia de prensa para exigir que la policía acelere la búsqueda.

Freddie dijo que varios equipos de búsqueda se han desplegado en los vecindarios de Pelham Parkway, Fordham, Parkchester, Castle Hill, Grand Concourse y en el área del Yankee Stadium en El Bronx.

Ramos, quien es padre de dos hijos, desapareció el miércoles 28 de noviembre, cuando supuestamente iba a su trabajo como portero  en un edificio en la parte baja del este de Manhattan.

Los familiares dicen que se transportaba todos los días en el tren A, que lo llevaba desde la calle 175 y avenida Fort Washington, hasta cerca del trabajo, pero el día de la desaparición, no fue visto abordando ni en ninguno de los vagones de los trenes de ese línea que recorren el Alto Manhattan, por lo que no llegó a sus labores.

Su madre, Ramona Ramos, dijo que él nunca acostumbraba a desaparecerse.

La señora Ramos, dice que lo llamó a eso de la 1:00 de la tarde, pero nadie contestó en el celular de su hijo.

La familia ha contado con el respaldo mayoritario de la comunidad, que participa en todas las actividades que se vienen realizando para promover la búsqueda.

La mayor parte del área del corazón del Alto Manhattan, zonas de El Bronx y otros sectores, han sido minados con los volantes de búsqueda, originalmente confeccionados y distribuidos por la familia y luego por la policía.