(VIDEO) Ex presidente de Panamá Manuel A. Noriega muere hoy a la edad de 83 años

0
942
Ex presidente de Panama Manuel Antonio Noriega muere hoy a la edad de 83 años

El general permanecía en una unidad de cuidados intensivos en estado grave desde el pasado 7 de marzo, cuando le fue extirpado un tumor cerebral benigno

Sin fanfarrias ni agasajos, Manuel Antonio Noriega, el ex dictador panameño derrocado por Estados Unidos en 1989, murió esta noche en el hospital Santo Tomás de Ciudad de Panamá, donde permanecía ingresado desde marzo tras las complicaciones sufridas por una operación para extirparle un tumor en la cabeza. Condenado desde hace más de dos décadas por los desmanes de su tenebroso pasado, el ex general, de 83 años, se lleva a la tumba varios secretos sobre su colaboración con la CIA y datos cruciales acerca de la represión y desaparición de opositores durante su régimen militar (1983-1989).

 

Noriega cumplía una condena de 60 años en el centro penitenciario «El Renacer» de Panamá. Francia había extraditado al ex militar en diciembre de 2011 para que diera cuenta de los graves delitos por los que la justicia panameña le demandaba. En concreto, Noriega había sido condenado en ausencia por el asesinato en 1985 del médico opositor Hugo Spadafora (fue decapitado), y la ejecución del mayor Moisés Giroldi -su antiguo aliado que intentó rebelarse contra él en 1989- y otros oficiales.El presidente panameño, Juan Carlos Varela, tenía esperanzas de que el ex general colaborara con la justicia y aportara datos sobre los casos de desaparecidos ocurridos durante los últimos gobiernos militares en Panamá (1968-1989). Según un informe de la Comisión de la Verdad, en el país centroamericano se registraron en esa etapa 110 casos de asesinatos y desapariciones sin resolver.

«Las familias que perdieron a sus seres queridos necesitan liberarse y cerrar ese capítulo para que avance el país», había declarado el mandatario unos días antes de que Noriega falleciera. Tras su muerte, Varela ha publicado en su cuenta de Twitter: «Muerte de Manuel A. Noriega cierra un capítulo de nuestra historia; sus hijas y sus familiares merecen un sepelio en paz». Por su parte, Perla Ortega, viuda del subteniente Ismael Ortega (uno de los once militares muertos en la denominada masacre de Albrook, acaecida en octubre de 1989 cuando un grupo de oficiales urdió un frustrado golpe de Estado contra Noriega) no ha sido tan diplomática a la hora de despedir al ex dictador: «Él nunca dijo quiénes más estuvieron involucrados en los asesinatos. Dios hace lo suyo, le tocaba», ha declarado Ortega al canal de televisión panameño TVN.

Antes de ser extraditado a Panamá, Noriega había pasado dos décadas recluido en Estados Unidos (1990-2010) y Francia (2010-2011). La justicia de esos países le halló culpable de los delitos de narcotráfico y blanqueo de capitales. Noriega nació en 1934 en una barriada humilde de la capital panameña. Formado militarmente en la Escuela Militar de Chorrillos de Perú, «El Tigre», como le conocían sus compañeros de armas, formó parte de la Guardia Nacional panameña desde los 22 años. A finales de los años 60 su carrera castrense fue en ascenso de la mano del general Omar Torrijos, en el poder desde el golpe de Estado que encabezó en 1968.

Foto de la ficha de su ingreso en la cárcel de Miami en 1990. AP

Noriega se convertiría en el máximo responsable de los servicios secretos. Su relación con la CIA se fraguó durante su estancia en Perú y se consolidó posteriormente durante los cursos de instrucción que recibió en la Escuela de las Américas, el centro militar estadounidense por el pasaron muchos de los militares golpistas de Latinoamérica. Su poder en la sombras iría en aumento tras la muerte de Torrijos en 1981. Noriega supo jugar a todas las bandas. Se fotografiaba con el entonces vicepresidente George Bush mientras mantenía vínculos con Fidel Castro. Y permitía el uso de su territorio para la guerra sucia de la Casa Blanca contra los sandinistas al mismo tiempo que le cobraba comisiones millonarias a Pablo Escobar por haber convertido a Panamá en un puente aéreo del tráfico de cocaína hacia Estados Unidos.