«US$39 millones de dólares en pago secretos para punta Catalina» descubierto por entidad periodística extranjera

103

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación realizó una indagación sobre la constructora brasileña Odebrecht en la que encontraron supuestos “pagos secretos” de más de 39 millones de dólares para la Central Termoeléctrica Punta Catalina.  
El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló a finales de 2016 que Odebrecht habría pagado 92 millones de dólares en sobornos entre 2001 y 2014 en República Dominicana para hacerse de obras públicas.  

La investigación del Consorcio indica que a finales de 2013 Odebrecht recurrió a la consultoría de Andrés Dauhajre, cuando comenzaron a ofrecer contratos para la construcción de Punta Catalina.

De acuerdo a una tabla de cálculos publicada por el Consorcio, entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014, hubo 62 pagos de un aproximado de 39 millones de dólares. También revela que cinco de estos estaban valorados en 3,3 millones de dólares y fueron destinados a la compañía Baker Street Financial Inx, que tenía como director a Andrés Dauhajre.

A finales de 2015, esta compañía compró un apartamento que sobrepasaba la suma de dos millones de dólares en Manhattan, según la investigación.

La Central Termoeléctrica Punta Catalina está integrada por dos unidades de generación eléctrica de 376 megavatios brutos cada una, para un total de 752 megavatios brutos , ubicada en el Distrito Municipal de Catalina, Baní, Provincia Peravia. La central generará energía a partir de la quema limpia de carbón mineral pulverizado.

En junio del año 2017, la Procuraduría General de la República afirmó que en los documentos suministrados por las autoridades
La Procuraduría sostuvo en esa ocasión que un diputado y un senador habrían recibido sobornos para la aprobación en el Congreso Nacional del financiamiento para la construcción de esa central termoeléctrica.

“Los archivos obtenidos por La Posta y el ICIJ contienen más de 13.000 documentos que esa unidad de Odebrecht almacenaba en una plataforma de comunicaciones secretas conocida como Drousys.

Esos mismos registros también fueron obtenidos, de manera independiente, por el medio de prensa ecuatoriano Mil Hojas, que luego se sumó a este proyecto”, indica la publicación, que se puede consultar en esta página.