«Se hizo justicia: Acusado asesino de pareja de San Cristóbal recibe tres meses de prisión preventiva»

0
80

San Cristóbal, RDHerald.- Después de un crimen brutal y sin sentido que conmocionó a la comunidad, finalmente se hizo justicia. A José Osvaldo Cuevas, acusado de asesinar y mutilar a una joven pareja en San Cristóbal, se le ordenó cumplir tres meses de prisión preventiva en el CCR Najayo Hombre.

La decisión fue tomada por el juez José Carlos Arias Nina de la Oficina Judicial de Atención Permanente en San Cristóbal. Según familiares de las víctimas, la mujer había recibido múltiples amenazas por parte del agresor e incluso había pasado unos meses en casa de su madre para escapar de los abusos.

El hermano de la víctima, Carlos Guzmán, afirmó que el hombre había estado «acechando» a Eduarda y que ella le había manifestado su deseo de terminar la relación. Ante la situación, Carlos había advertido al agresor que se alejara de su hermana y la dejara en paz.
Eduarda Díaz deja tres hijos, uno de los cuales tiene sólo siete meses y fue engendrado por su asesino. Los cuerpos de la pareja fueron encontrados el 25 de mayo en un matorral del barrio La Conga del Ingenio Nuevo.

La decisión de tres meses de prisión preventiva fue bienvenida por la fiscalía, representada por José Guerrero. Manifestó que este era el resultado esperado y que están satisfechos con la decisión del juez. Carlos Guzmán también reiteró que el agresor tenía antecedentes de violencia hacia su hermana y la había agredido en múltiples ocasiones. La familia espera que esta decisión traiga algo de cierre y justicia para sus seres queridos.

Este trágico y atroz crimen ha dejado a la comunidad de San Cristóbal en shock y luto. Sin embargo, ahora que los acusados ​​están bajo custodia, hay esperanzas de que prevalezca una sensación de paz y justicia. Los tres meses de prisión preventiva permitirán que se lleve a cabo una investigación y un juicio exhaustivos, garantizando que el perpetrador rinda cuentas de sus acciones. Las víctimas y sus familias no merecen menos.