«Reunión de Alianza Rescate RD: ¿Un merengue sin letra, sin esperanza para los seguidores?»

0
85

Santo Domingo, RDHerald.- La reunión de ayer de la “Alianza Rescate RD” dejó decepcionados y sin esperanzas a los partidarios del Partido Revolucionario Dominicano, del Partido de la Liberación Dominicana y de la Fuerza del Pueblo para las próximas elecciones presidenciales. El esperado encuentro entre dirigentes del partido fue comparado con un «merengue sin letra» que no dice nada, pues no hubo palabras de esperanza por parte de ninguno de los dirigentes.

El momento más destacado del reencuentro fue el cálido abrazo entre el ex presidente Leonel Fernández y la ex vicepresidenta Margarita Cedeño. A esto siguió un tímido abrazo entre los ex presidentes Fernández y Danilo Medina, brindando un breve momento de alegría a los asistentes.

Sin embargo, el discurso pronunciado por el presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas Maldonado, no ofreció nada nuevo que pueda ser visto como un motivo de esperanza para ganar las próximas elecciones presidenciales de mayo de este año. La tensión emocional entre los ex presidentes Medina y Fernández era palpable, y las expresiones de los asistentes mostraban su preocupación por la inevitable derrota que les espera.

Está claro que la reunión de la «Alianza Rescate RD» no proporcionó ninguna tranquilidad ni esperanza a los partidarios de los tres partidos políticos de la oposición. A medida que se acercan las elecciones, la pregunta sigue siendo: «¿Qué haremos ante esta inminente derrota?» La falta de avances o planes significativos discutidos en la reunión sólo aumenta la incertidumbre y la decepción que sienten sus seguidores.

El «Merengue sin letra de la Política Dominicana» que resulto ser el reencuentro de la «Alianza Rescate RD» ha dejado a sus seguidores sin palabras de esperanza ni de tranquilidad de cara a las próximas elecciones. A medida que el panorama político continúa cambiando y evolucionando, corresponde a los partidos y a sus líderes brindarles un mensaje claro e inspirador. Hasta entonces, el futuro sigue siendo incierto para ese Merengue… digo… esa Alianza.