Renuncian todos los obispos chilenos por casos de abusos sexuales en una decisión histórica

143

El papa Francisco había anunciado si deseo de tomar medidas severas, “cambios y resoluciones” dentro de la Iglesia de Chile.

Todos los obispos chilenos presentaron su renuncia ante el papa Francisco por los casos de abusos, después de haberse reunido con él durante tres días en el Vaticano, anunciaron en una nota conjunta.

Un total de 34 obispos de Chile fueron convocados desde el 15 al 17 de mayo para reunirse con el papa Francisco después de los graves errores y omisiones en la gestión de los casos de abusos, sobre todo en relación al caso de Juan Barros, acusado de encubrir al sacerdote Fernando Karadima.

El papa Francisco había anunciado si deseo de tomar medidas severas, “cambios y resoluciones” dentro de la Iglesia de Chile al término de tres días de reuniones en el Vaticano tras los escándalos por abusos sexuales cometidos por religiosos en ese país.

En una carta divulgada este jueves y entregada a los 34 obispos convocados por el papa en el Vaticano, el jefe de la iglesia católica anunció que se dispone a tomar medidas “a corto, mediano y largo plazo” contra la jerarquía de la iglesia católica, responsable de haber encubierto por décadas “abusos sexuales y de poder” cometidos por religiosos a menores de edad.

Les agradezco la plena disponibilidad que cada uno ha manifestado para adherir y colaborar en todos aquellos cambios y resoluciones que tendremos que implementar en el corto, mediano y largo plazo”, escribió el papa argentino.

Se trata de medidas “necesarias para restablecer la justicia y la comunión eclesial“, explicó el pontífice.

En la misiva, el papa reconoció que los encuentros con los obispos fueron marcados por “un discernimiento franco frente a los graves hechos que han dañado la comunión eclesial y debilitado el trabajo de la Iglesia de Chile en los últimos años”.

El pontífice argentino convocó en abril a la jerarquía de la Iglesia chilena al Vaticano, una medida excepcional, para “discernir el asunto” y preparar medidas que reparen el escándalo desatado por los casos de pedofilia y su encubrimiento.

“A la luz de estos acontecimientos dolorosos respecto a los abusos -de menores, de poder y de conciencia-, hemos profundizado en la gravedad de los mismos así como en las trágicas consecuencias que han tenido particularmente para las víctimas”, reconoció el pontífice.

“A algunas de ellas yo mismo les he pedido perdón de corazón, al cual ustedes se han unido en una sola voluntad y con el firme propósito de reparar los daños causados”, añadió al referirse a la invitación especial hecha hace dos semanas al Vaticano a tres de las víctimas del cura Fernando Karadima, Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamiltón, quienes pidieron medidas ejemplares.