Juez Brasileño teme que haya “retrocesos” en la lucha contra la corrupción en caso Lava Jato

560

El juez federal Sergio Moro, quien encabeza la investigación de la trama corrupta en la petrolera estatal Petrobras, afirmó en una entrevista publicada el viernes (10) que existe un “riesgo de retroceso” en la lucha contra la corrupción en Brasil. La imparcialidad de Moro, en duda.

“Realmente creo que hay riesgo de retroceso como con aquella tentativa de amnistía”, declaró Moro en referencia a la iniciativa que circuló en noviembre pasado por la Cámara de Diputados, la cual proponía indultar a aquellos que cometieran delitos relativos a la financiación de campañas electorales.
Las declaraciones coincidieron con un embate de Moro con los abogados defensores del ex presidente Lula da Silva, con quienes el juez suele ser muy severo. Este viernes durante una declaración vía videoconferencia, Moro acusó a unos de los abogados de Lula de hacer “propaganda política”. Por ese tipo de incidentes reiterados, que hay quienes acusan a Moro de parcialidad contra el ex mandatario y jerarcas del PT a los que trataría con más dureza que a sus pares de partidos oficialistas como el PSDB de Aécio Neves o el PMDB de Michel Temer.
Los pagos ilícitos para campañas electorales son uno de los ejes de las investigaciones del caso Petrobras llevadas a cabo por la operación Lava Jato, que depura desde hace tres años los millonarios desvíos de fondos que se dieron en la petrolera estatal durante décadas. No obstante, a Moro no le preocupa tanto la contabilidad paralela de los partidos políticos, sino las propuestas de estos para limitar la actuación del poder Judicial en su combate contra la corrupción.
“Si fuera solo la caja ‘B’ sería algo menos preocupante, me refiero a la tentativa de amnistía general, que es una incógnita porque hay muchas investigaciones en proceso. Veremos a ver cuál será el destino de ellas”, señaló el juez de primera instancia en declaraciones al diario Valor.
Los diputados finalmente desistieron de promover esa propuesta por medio de un texto sin autoría y que finalmente no se incluyó en las nuevas medidas anticorrupción votadas en esa instancia.
La Lava Jato cumplirá el próximo 17 de marzo tres años en los que han terminado en prisión decenas de políticos y empresarios por su participación en esa trama, que ha salpicado incluso a Lula (2003-2010), Dilma Rousseff (2011-2016) y al actual mandatario, Michel Temer.
“El trabajo que fue realizado hasta ahora es difícil que se pierda porque ya hay varias personas cumpliendo pena y centenas de millones han sido recuperados y en parte restituidos a Petrobras”, defendió el magistrado. Además, el Lava Jato ha destapado desde 2014 el pago de al menos US$ 1.300 millones en sobornos a partidos, políticos y funcionarios, según cálculos publicados por el diario O Globo.

Para Moro, más que una investigación criminal, la Lava Jato se transformó “en un proceso de maduración institucional”, pues, de los crímenes practicados por personas poderosas en un marco de “régimen de impunidad”, se pasó a otro de “responsabilidad (por la práctica de actos ilícitos)”.

Anuncios
Anuncios