Detenido un sacerdote español en Venezuela por presuntos abusos a una menor

59

La niña, de 12 años, declaró a la Policía que el religioso había abusado de ella durante los tres últimos años


Caracas, RDHerald.- El sacerdote de origen español Iván Merino Pedial, miembro de la la Orden de los Agustinos Recoletos y vicario en la Parroquia Santísima Trinidad, ha sido detenido e imputado en Maracaibo por abusar sexualmente de una niña de 12 años.

Merino, de 35 años, fue arrestado el pasado día 24 de noviembre cuando agentes de la Policía el estado de Zulia detectaron un vehículo en el que el hombre se encontraba en compañía de una menor. La niña manifestó a los agentes que el religioso había abusado de ella durante los últimos tres años.

Tras su arresto, la Fiscalía del estado de Zulia le imputó un delito de abuso sexual continuado y el tribunal correspondiente ordenó su ingreso en prisión, según la prensa venezolana

La Arquidiócesis de Maracaibo ha emitido este miércoles un comunicado, leído por el obispo auxiliar monseñor Ángel Caraballo, en el que ha anunciado que prohíben al párroco “el ejercicio del ministerio sacerdotal” en la citada Arquidiócesis.

En el comunicado, la Arquidiócesis pide perdón a los allegados de la víctima y traslada su “más firme y contundente condena a esta acción lasciva y a toda forma de abuso sexual”, especialmente, aclara, “si (es) cometida por un sacerdote”.

Igualmente, la Orden a la que pertenece el párroco ha emitido otro comunicado en el que reprueban y condenan “la conducta impropia” del fraile Iván Merino al tiempo que piden perdón “a la víctima, a su familia, a la Iglesia y a toda la sociedad” por la responsabilidad que asumen.

Los Agustinos Recoletos, ante informaciones aparecidas en algunos medios, aclaran que “es absolutamente falso que haya habido acusaciones o denuncias contra este religioso durante su permanencia en España”. Para concluir su declaración oficial citando al Papa Francisco “es imprescindible que como Iglesia podamos reconocer y condenar con dolor y vergüenza las atrocidades cometidas por personas consagradas”.

Iván Merino nació en Motril, Granada, en 1983. Estudió en el colegio de Agustinos Recoletos en esta localidad de la Costa Cálida. Fue ahí donde surgió su vocación. Al terminar su etapa escolar en 2001, ingresó en el aspirantado de Burgos y posteriormente en el Noviciado de Monachil. En 2004 emitió sus votos temporales de pobreza, castidad y obediencia que confirmaría en 2007 con la profesión solemne de sus votos perpetuos. Al año siguiente, en 2008, fue ordenado sacerdote.

Completó sus estudios de Teología y Filosofía con los de Pastoral Juvenil. Esta ha sido su principal dedicación en todos estos años, primero en Granada y posteriormente en Venezuela. La gente relacionada con el colegio Santo Tomás de Villanueva de Granada -donde fue profesor de Religión- se encuentra conmocionada con la noticia porque Iván era un religioso muy querido. Se le recuerda como un religioso alegre, jovial y cariñoso.

En 2015 sus superiores le ofrecieron la posibilidad de realizar su labor pastoral con jóvenes en Venezuela, donde pocos religiosos querían acudir. Él aceptó con alegría y entusiasmo. En Maracaibo los jóvenes también le guardan buen recuerdo. En medio de la crisis que está atravesando el país, Iván animó a muchos jóvenes a no desesperar y no abandonar Venezuela para poder sacar adelante su país.

En una visita reciente a su superior provincial, Iván pidió continuar ejerciendo su labor en Venezuela. Estaba contento y alegre, y se sentía muy identificado con el pueblo.