Comunicado final reunión del Comité Ejecutivo de la OCI sobre situación humanitaria en Afganistán”

0
489

Por invitación conjunta del Reino de Arabia Saudita, Presidente de la Cumbre Islámica actual y el Comité Ejecutivo y la República de Türkiye, y la invitación de la República de Gambia, el Comité Ejecutivo de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) convocó una reunión extraordinaria el 18 Jumada Al-Akhir 1444 AH, correspondiente al 11 de enero de 2023, en la sede de la Secretaría General de la OCI en Jeddah para considerar la situación en Afganistán tras las decisiones tomadas por las autoridades afganas de facto de cerrar escuelas y universidades a niñas y mujeres por un período no especificado y suspender a las mujeres de trabajar en todas las organizaciones no gubernamentales (ONG) nacionales e internacionales en violación de los propósitos de la ley islámica y la metodología del Mensajero de Allah, el Profeta Muhammad – Que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. sea ​​sobre él.

El Comité Ejecutivo de la Organización de Cooperación Islámica; Guiados por los principios y objetivos consagrados en la Carta de la OCI y las resoluciones pertinentes de la Conferencia Cumbre Islámica y el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores, y el Comunicado Final de la Reunión Extraordinaria de Composición Abierta del Comité Ejecutivo de la OCI a nivel de Representantes Permanentes celebrada en Jeddah el 22 de agosto de 2021 con respecto a la situación en Afganistán, y la resolución de la Sesión Extraordinaria del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la OCI sobre la “Situación Humanitaria en Afganistán” celebrada en Islamabad, República Islámica de Pakistán, el 19 de diciembre de 2021, y la Declaración de Makkah Al-Mukarramah emitida el 11 de julio de 2018 por la Conferencia Internacional de Ulemas (Eruditos) Musulmanes sobre la paz y la estabilidad en Afganistán;

Reconociendo los valores islámicos bien establecidos que constituyen el espíritu de la comunidad musulmana;

Reconociendo también que el desarrollo, la paz, la seguridad, la estabilidad y los derechos humanos son cuestiones interdependientes y que se refuerzan mutuamente;
Reafirmando el firme compromiso de los Estados miembros de la OCI con la soberanía, la independencia y la unidad nacional de Afganistán; ya respetar las elevadas costumbres y tradiciones islámicas;
Tomando nota del deterioro de las condiciones humanitarias, sociales, económicas y de derechos humanos en Afganistán;

Enfatizando la importancia de invertir en desarrollo humano en un intento por lograr la paz y el desarrollo sostenibles en Afganistán;
Destacando el importante papel de la mujer en el desarrollo social y económico y la consolidación de la paz y la seguridad en Afganistán;

Recordando que el derecho de las mujeres y las niñas a acceder a todos los niveles de la educación, incluido el nivel universitario, es un derecho fundamental de acuerdo con las enseñanzas de la noble sharia islámica;
Recordando las convenciones internacionales sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, los derechos de los niños, los derechos civiles y políticos, la Carta de la OCI, el Programa de Acción decenal de 2025 (TYPOA) y el Plan de Acción de la OCI para el Avance de la Mujer en los Estados Unidos (OPAAW);
Recordando la resolución 4/48-POL sobre las iniciativas regionales en apoyo de Afganistán adoptada por el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la OCI que “reconoce la importancia de una mayor inclusión, incluso mediante el fortalecimiento de la participación de mujeres y niñas en todos los aspectos de la sociedad afgana”;
Recordando las expectativas de los Estados miembros de la OCI y la comunidad internacional de las autoridades afganas de facto de respetar los derechos humanos, incluidos los derechos de las mujeres y los niños;
Profundamente preocupado por el empeoramiento de la situación humanitaria y de derechos humanos en Afganistán;

Subraya la necesidad de orientar todos los esfuerzos hacia el logro del desarrollo de Afganistán y el bienestar de su pueblo:

  1. Reafirma la solidaridad con el pueblo de Afganistán y el compromiso de ayudarlo a establecer la paz, la seguridad, la estabilidad y el desarrollo;
  2. Acoge con beneplácito los esfuerzos de la Secretaría General de la OCI, el Enviado Especial del Secretario General de la OCI a Afganistán y la Academia Internacional de Jurisprudencia Islámica (IIFA) para comprometerse con las autoridades afganas de facto en temas de vital importancia, de acuerdo con los nobles principios islámicos. y valores y resoluciones pertinentes de la OCI;
  3. Reafirma el compromiso de la OCI con Afganistán, consagrado en sus últimas resoluciones adoptadas por la Sesión Extraordinaria del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores (CFM) celebrada el 19 de diciembre de 2021 en Islamabad, República Islámica de Pakistán, y la 48.ª Sesión del CFM celebrada el 23 de marzo de 2022 en Islamabad, República Islámica de Pakistán;
  4. Agradece la visita a Afganistán en junio de 2022 de la delegación de destacados eruditos religiosos y juristas encabezada por la Academia Internacional de Jurisprudencia Islámica (IIFA) y las reuniones que mantuvo con las autoridades afganas de facto; pide que se organice una segunda visita de la delegación de eruditos musulmanes para dialogar con los más altos funcionarios de Afganistán;
  5. Hace hincapié en que la educación es un derecho humano fundamental que todas las personas deben disfrutar en condiciones de igualdad de oportunidades y de forma no discriminatoria, y de la que no pueden ser privadas;
  6. Expresa su decepción por la suspensión de la educación femenina en Afganistán y la decisión que ordena a todas las organizaciones no gubernamentales (ONG) nacionales e internacionales suspender a las empleadas hasta nuevo aviso;
  7. Insta a las autoridades afganas de facto a adherirse a los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y la Carta de la OCI, y a cumplir sus obligaciones en virtud de los tratados y acuerdos internacionales, incluidas sus obligaciones en virtud de los pactos internacionales de derechos humanos, en particular con respecto a los derechos de mujeres, niños, jóvenes, ancianos y personas con necesidades especiales;
  8. Pide a las autoridades afganas de facto que se esfuercen por reabrir escuelas y universidades para niñas y permitirles matricularse en todos los niveles de educación y todas las especializaciones requeridas por el pueblo afgano;
  9. Subraya la necesidad de proteger los derechos fundamentales, incluidos el derecho a la vida, la seguridad, la dignidad y el derecho a la educación de todas las mujeres y niñas afganas de conformidad con los valores islámicos y las normas universales de derechos humanos;
  10. Insta a las autoridades afganas de facto a que permitan que las mujeres y las niñas ejerzan sus derechos y contribuyan al desarrollo social y económico de la sociedad afgana de conformidad con los derechos y responsabilidades que les garantizan el islam y el derecho internacional de los derechos humanos;
  11. Advierte contra la interrupción de la entrega de ayuda humanitaria sobre el terreno, así como el flujo sin trabas de asistencia humanitaria internacional, educación, salud y otros servicios sociales al pueblo de Afganistán debido a la escasez de personal femenino;
  12. Alienta a las organizaciones no gubernamentales (ONG) nacionales e internacionales a continuar las operaciones humanitarias y de socorro a pesar de las dificultades prácticas sobre el terreno;
  13. Destaca la necesidad de contar con el apoyo de la comunidad internacional para garantizar que Afganistán reciba asistencia en sus esfuerzos por lograr el desarrollo socioeconómico sin injerencia en sus asuntos internos;
  14. Decide coordinarse con las autoridades afganas de facto para enviar una delegación de la OCI y las instituciones pertinentes con miras a evaluar las necesidades de asistencia técnica y para el desarrollo, en particular para los sectores y actividades generadores de ingresos (a pequeña escala) en el país;
  15. Pide a la comunidad internacional y de la OCI que brinde asistencia técnica y de desarrollo, en particular para los sectores y actividades generadores de ingresos (a pequeña escala) en el país con miras a mejorar las vidas y los medios de subsistencia del pueblo afgano, considerando que la crisis económica es un factor importante que conduce a la trágica situación humanitaria en Afganistán hoy en día;
  16. Pide que el enviado especial del secretario general para Afganistán visite el país para transmitir el mensaje de la OCI sobre el apoyo a Afganistán y la importancia de reconsiderar las decisiones recientes adoptadas por las autoridades afganas de facto sobre la educación de las mujeres y niñas trabajadoras;
  17. Encomia a este respecto el apoyo brindado por el Gobierno del Reino de Arabia Saudita al presupuesto del Enviado Especial para Afganistán, permitiéndole llevar a cabo su misión, así como su generosa donación al Fondo Fiduciario Humanitario para Afganistán bajo la administración del Banco Islámico de Desarrollo; también encomia el apoyo brindado por otros Estados Miembros que han realizado contribuciones al Fondo;
  18. Exhorta al Secretario General a que haga un seguimiento y evalúe la situación en Afganistán, tome las medidas necesarias en coordinación con los miembros del Comité Ejecutivo y presente un informe al respecto en la próxima sesión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores.