Analizan vídeos buscando imagen de la «partera» que intervino a Emely

494

«Crees que irás  a estudiar para la Universidad de Harvard, para cuando vuelvas casarte con una ratona”.

Santo Domingo, RDHerald.- Investigadores analizan vídeos de cámaras de seguridad de edificios contiguos al residencial Don Luis, donde viven Marlon Martínez y su madre Marlin Martínez Paulino, para tratar de identificar a las personas que le practicaron el aborto a la embarazada asesinada Emely Peguero Polanco.

El cadáver de Emely fue encontrado el jueves en la noche en una maleta en la carretera de La Guama, en Cayetano Germosén, próximo a la finca de Joselito Pereyra, pareja sentimental de Marlin.

Se informo que ya hay  otras personas implicadas en el caso, y que en las próximas horas se encaminarán acciones que esclarecerán el crimen.

Los investigadores tienen la tesis de que luego del golpe en la cabeza a Emely, la inyectaron, ella inconsciente, para practicarle el aborto, “y creemos que ella falleció durante el procedimiento, y al terminar la práctica metieron el cuerpo en el saco, pero rehusaron ayudar a Marlon a bajar a su novia ya muerta, para evitar sospechas”.

Se informa que en la habitación de Marlon,  habían cinco personas, de las que tratan identificar cual de ellos asestó el golpe que le fracturó el cráneo a Emely, quien al llegar se asustó al ver toda esa gente y a seguidas intentó marcar el número del celular de su madre para contarle que la querían obligar a abortar.

“Ella se asustó, y se negó a hacerse el aborto, y le dijo a Marlon ‘¿qué tú estás haciendo?’, y marcó para llamar a su madre, pero uno de los que estaban en la habitación le dio el golpe en la cabeza que la dejó inconsciente”, expuso el investigador.

Los investigadores tejen la tesis de que Marlon no le propinó el golpe en la cabeza, porque trató de convencer a su madre de que Emely tuviera la criatura.

Ahora, según informe se analizan varias grabaciones tomadas por cámaras de seguridad de los alrededores del residencial Don Luis, para determinar cuáles personas ingresaron el miércoles 23 de agosto entre las 8:00 a 8:30 de la mañana, y cuales salieron pasadas las 9:20 de la mañana, después que Marlon bajó el saco con el cuerpo de Emely, que entró el baúl de su carro, trasladó al río Jaya con destino al Puente Colón, y retornó 20 o 25 minutos más tarde al residencial.

La fuente precisó que la Policía y el Ministerio Público han detenido a otras personas a espera de los análisis de los vídeos, “pero los técnicos trabajan de manera acelerada y la labor está muy avanzada”. “Las investigaciones se nos ha tornado más difíciles porque Marlin Martínez sustrajo el vídeo que grabó la cámara de seguridad del edificio que captó a Marlon con el saco, y que Kelvin Jiménez, encargado de seguridad, le mostró a la madre.”

Asimismo, el Dicrim profundiza para identificar y apresar a las personas que recibieron pagas de Marlin para hacer el aborto y mover el cadáver de Emely en tres ocasiones. “Tratamos de que ella y su hijo nos identifiquen quienes fueron sus cómplices”.

La fuente narró que tienen declaraciones de primera mano sobre el parecer de Marlin con respecto a la situación de su hijo y Emely embarazada: “Tú no tendrás un hijo con esa pobre diabla, tienes que casarte con una profesional que tenga buena posición económica”, era la respuesta a su hijo cuando este le expresó que quería que naciera la criatura.

“Mejor te doy dos tiros; esa pobre diabla no puede tener un hijo tuyo. Mejor prefiero envenenarte a que te case con esa infeliz”, le dijo. Marlin quería una compañera para su hijo con posición económica, “pues vas a estudiar para la Universidad de Harvard, y cuando vuelva no te casarás con una ratona”.

Abogaba porque su vástago se casara con la doctora Anny Lissette Taveras Vargas, quien labora en el Centro Médico Nacional de San Francisco de Macorís, y con la que había roto el noviazgo debido a las relaciones con Emely. Taveras Vargas fue quien hizo la sonografía a Emely que arrojó los cinco meses de embarazo, indicó la fuente.

Guardan prisión, por el crimen de Emely Peguero, Joaquín Pereyra Guzmán, propietario de la finca y el capataz Basilio Roberto Vásquez Garcíael encargado de seguridad del residencial Don Luis, Kelvin Jiménez, la conserje del apartamento de Marlon y Marlin, doña María Balbina Rodríguez, y José Alfonso Acosta Meléndez.