Cumbre Iberoamericana: claves y propósitos de un encuentro entre Europa y América Latina

0
284

Santo Domingo, RDHerald.- la capital de República Dominicana, será el escenario del encuentro entre 22 países, tanto de la Unión Europea como de América Latina. Varios jefes de Gobierno, como Pedro Sánchez, de España; Alberto Fernández, de Argentina o Gabriel Boric, de Chile, se darán cita para conversar de medio ambiente y seguridad alimentaria, entre otros temas. La Cumbre también quiere ser el punto de encuentro entre ambas regiones, cuya relación había quedado oxidada en los últimos años.

Dos días deberán bastar para la amplia agenda que convoca a los países de habla hispana y portuguesa de Europa y América Latina esta semana. La 28ª edición de la Cumbre Iberoamericana tendrá lugar el 24 y 25 de marzo en Santo Domingo, la capital de República Dominicana, y busca encontrar respuestas comunes a desafíos globales: la crisis climática, la seguridad alimentaria, los derechos en el mundo digital o el comercio internacional.

En total, son 22 los estados que conforman la organización internacional. Sin embargo, se prevé que a la cumbre acudan catorce jefes de Estado y de Gobierno en un encuentro que, además, es el primero desde la normalización de los viajes y los eventos presenciales después de la pandemia del Covid-19. La edición anterior, celebrada en Andorra en 2021, todavía se desarrolló en medio de fuertes prevenciones sanitarias.

Sin el listado definitivo de mandatarios que acudirán al encuentro, hay algunas presencias ya confirmadas, como las del presidente español, Pedro Sánchez, y el rey de España, Felipe VI. También viajarán a Santo Domingo el mandatario argentino Alberto Fernández y su homólogo chileno Gabriel Boric. De parte de la Unión Europea, Josep Borrell, su Alto Representante para Asuntos Exteriores, asistirá a la cita. A la vez, hay ausencias que resuenan como el presidente salvadoreño Nayib Bukele -que será representado por su vicepresidente- o el mandatario de Brasil, Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva.

Más allá de la agenda concreta de la cumbre, este encuentro iberoamericano se desarrolla con un telón de fondo que estará presente en todas las conversaciones: el relanzamiento de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina. Después de varios años de silencios y desencuentros, por ejemplo alrededor del acuerdo comercial entre el bloque europeo y el Mercosur, se espera que los puentes vuelvan a tenderse en esta ocasión, especialmente aprovechando la presidencia de España del Consejo de la Unión Europea en la segunda mitad de 2023.

Medio ambiente y seguridad alimentaria, dos ejes de la Cumbre

El lema de la Cumbre ofrece pistas sobre algunas de las piedras angulares del encuentro: «Juntos por una Iberoamérica justa y sostenible». Los retos climáticos, a la vez que la seguridad alimentaria, son dos de los ejes que guiarán los diálogos multilaterales de alto nivel. De hecho, se espera que los países firmen la Carta Medioambiental Iberoamericana, un documento no vinculante que busca una hoja de ruta común para hacer frente al calentamiento global y a la pérdida de biodiversidad y de recursos.

El hambre en América Latina también será protagonista del encuentro. Más de 267 millones de habitantes de la región vive en inseguridad alimentaria, lo que equivale al 40,6% de su población, según el último informe publicado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los estados definirán un plan de acción conjunto para solucionarlo, con énfasis en la innovación y la inversión en el mundo rural.

Este punto también será clave para las relaciones entre América Latina y la Unión Europea, que, a raíz de la guerra en Ucrania, busca diversificar las opciones de abastecimiento de alimentos y de recursos con el objetivo de depender menos del llamado «granero del mundo».