Son 225 los vehículos que en NY se ha robado la banda compuesta en su mayoría por dominicanos, trayéndolos al pais, ahora enfrentan 303 cargos en su contra

0
143

New York, RDHerald.- Diez personas, la mayoría hombres latinos, fueron acusadas de integrar una operación internacional de distribución y robo de automóviles, anunciaron la procuradora estatal, Letitia James, y el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, Dermot Shea.

Los acusados son Norberto Peña Brito (35), José Lebrón Pimentel (39), Edwin Hidalgo Estévez (31), Dariberto Fernández Pérez (30), Héctor Rivera (52), Jesús Cabral (55), Willy Abreu Martínez (39), Abdul Khan (33), Carlos Valverde (33) y Leticia Saldívar (37). En total suman 303 cargos en su contra, informó Daily Voice.

Los sospechosos fueron acusados ​​de posesión criminal de 45 automóviles durante un período de seis meses, y relacionados con el robo y reventa de más de 225 vehículos en todo el estado Nueva York.

La investigación fue etiquetada “Operation Master Key” “debido a la capacidad de los equipos de robo de crear llaves para obtener acceso a vehículos” que luego fueron robados, alterados y revendidos en Westchester y la ciudad de Nueva York durante la pandemia de COVID-19.

“Ésta fue una operación compleja de alta tecnología que buscaba convertir en arma todas las vulnerabilidades ocultas en la industria automotriz, desde la creación de claves basadas en listas de códigos pirateados hasta la modificación de la configuración de la computadora y la creación de una fábrica que proporciona registros falsos para números de VIN (números de identificación del vehículo) alterados”, detalló Shea.

“Al ser una operación que nunca perdió la oportunidad de explotar la vulnerabilidad, también aumentó el volumen de robos durante la pandemia, sabiendo que las personas estaban confinadas en casa o enfermas”. Se alega que entre abril y octubre de 2020 los sospechosos tomaron medidas elaboradas para robar los vehículos.

La fiscal James dijo que los 10 sospechosos obtuvieron información del código clave para estos vehículos de portales ilegales y crearon claves que les permitieron ingresar a los vehículos. Una vez dentro, reprogramaban el sistema informático para desactivar las alarmas y arrancar el motor en cuestión de minutos, “sin llamar la atención, incluso en un entorno urbano denso”.

Una vez que los autos eran robados, los llevaban a uno de varios lotes ubicados en El Bronx, donde cambiaban los números VIN para darles una nueva identidad. También vendieron autos a Martínez y Khan para revenderlos en Estados Unidos y República Dominicana.

Saldívar, propietaria del “Carmela’s Multiservice and Auto Tag” en Filadelfia, fue reclutada para obtener, organizar y presentar documentos ficticios de vehículos con el Departamento de Transporte de Pensilvania, según la acusación.

“Durante dos años, estas personas han alimentado el miedo en nuestras comunidades y se han llevado algunos de los activos más valiosos de las personas”, afirmó James. “Durante la pandemia, pusieron en marcha esta operación, aprovechando que los neoyorquinos se quedaban en casa para supuestamente robar más de 45 autos en seis meses (…) No nos quedaremos de brazos cruzados mientras los neoyorquinos son asaltados”.