Pasajeros del Subway de NYC y autoridades de transporte piden mejorar la seguridad en los trenes

Aunque el alcalde De Blasio defiende que el sistema es seguro, cifras del NYPD revelan que aunque hurtos han bajado, agresiones físicas y homicidios han aumentado y usuarios exigen más presencia policial

130

New York, RDHerald.- Falta solo una semana para que el Subway de la ciudad de Nueva York retome operaciones 24 horas continuas, tras los recortes en el servicio que se realizaron desde que empezó la pandemia del COVID-19. Y aunque por años la letanía de quejas de los pasajeros contra la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) incluyen la lentitud de los trenes y fallas en la prestación del servicio, esta vez a la lista de reclamos se suma otra gran preocupación: la seguridad.

Y es que a pesar de que las autoridades municipales, en cabeza del alcalde Bill de Blasio, insisten en que el metro de Nueva York es muy seguro en estos momentos, la percepción entre muchos neoyorquinos que toman a diario el tren, parece ser muy distinta.

Tal es el caso de Abelardo Hernández, un trabajador de construcción, quien confiesa que no se siente seguro andando en el Subway, especialmente en horas de la madrugada y la noche.

Anuncios

“Es obvio que los trenes están más peligrosos ahora, porque los asaltantes muchas veces no ven tanta gente cuando es tarde y pueden hacer de las suyas más fácilmente”, manifiesta el trabajador colombiano, quien dice haber presenciado este año un par de escenas delictivas.

“Uno no puede negar lo que está pasando. Y es obvio que con la pandemia hay más gente sin empleo y más gente con enfermedades mentales a tope, que se convierte en un peligro para los otros. Yo vi hace una semana como en la estación de la 59 un tipo le lanzó una botella a una muchacha en la cabeza y vi a otro en Harlem empujando a un desconocido. Eso son delitos, son agresiones. No necesariamente tenemos que hablar de muertos”, asegura el residente de Queens.

Eloiza del Billar también dice sentir más temor ahora cuando tiene que andar en los trenes, y aunque confiesa que no ha presenciado ningún delito en vagones ni estaciones, siente que hay un ambiente de intranquilidad. “Yo me muevo mucho por Brooklyn, por las líneas del tren R y del N y la verdad he visto especialmente muchachos como retando a todos con su actitud, gritando y andando fuerte y eso me asusta mucho y por eso ya nunca me subo solita a un vagón”, comenta la madre mexicana.

Aumentan algunos delitos y bajan otros

Los temores de pasajeros tienen eco en hechos como agresiones con cuchillo reportadas entre usuarios y los recientes ataques a trabajadores de tránsito, en los que uno fue cortado y otro quedó inconsciente, tras pedir a un pasajero que no fumara en el tren.

El sentimiento de inseguridad también está respaldado en datos del NYPD que señalan que en lo que va corrido del año se han reportado 4 asesinatos, 123 robos y 159 agresiones físicas dentro del sistema de trenes de la ciudad. Las cifras de criminalidad en el Subway en estos primeros meses, dejan ver que comparado con el 2020, ha habido este año 1 homicidio más y 27 actos de lesiones personales por arriba que el año pasado, lo que representa un aumento del 20% en ese delito.

Cabe destacar que en el caso de los hurtos, el NYPD afirma que se ha registrado una reducción de más del 50%, pues en los primeros cinco meses del 2021 hay informes de 123 robos, mientras que la cifra en el mismo período del año pasado llegó a 252.

Contrario a la percepción de seguridad en el metro del alcalde De Blasio, tanto el gobernador Andrew Cuomo, como la presidenta interina de la New York City Transit, Sarah Feinberg, comparten las inquietudes de los neoyorquinos que a diario se movilizan en el sistema de transporte público y aseguran que esperan que tras la presencia de más pasajeros y más policías en los trenes, haya mayor seguridad.

El NYPD anunció la semana pasada que se incrementará el número de policías auxiliares en las 20 estaciones de metro más concurridas.

“Sabemos que nuestros empleados y clientes están de acuerdo: el 87% de los pasajeros dicen que ver una presencia visible en nuestro sistema es muy importante para ellos“, dijo Sarah Feinberg. “La incorporación de estos oficiales es un buen paso adelante, pero no se equivoquen, es necesario hacer más para garantizar que el sistema regrese y, a su vez, la ciudad regrese. Sabemos que para que más y más personas regresen al transporte público necesitan sentirse seguras. Es por eso que seguimos pidiendo a la Ciudad que agregue más agentes de policía de tiempo completo y recursos de salud mental al sistema de metro, de inmediato”.

Cifra récord de pasajeros en un día

Y de cara a la reapertura total del metro con servicio 24 horas, que comenzará a regir desde el 17 de mayo, el gobernador Cuomo anunció que el Subway alcanzó el pasado jueves la cifra récord de 2,239,500 de pasajeros en un día, desde que empezó la pandemia. En el caso de los autobuses, los usuarios superan ya los 1.2 millones, lo que todavía está lejos del nivel máximo de capacidad que solía tener el sistema de transporte, y que representa por ahora alrededor del 33%. Antes de la crisis del COVID, se movían en promedio en los trenes unos 5.5 millones de pasajeros.

“El creciente número de pasajeros en la MTA es una buena noticia para Nueva York”, dijo el presidente de la MTA, Patrick Foye, quien también ha denunciado la inseguridad. “Es un indicador de que la recuperación de la región de la pandemia está ganando fuerza”.

Danny Pearlstein, de la organización defensora de los pasajeros del sistema de transporte público, Riders Alliance, se mostró del lado de la percepción del alcalde De Blasio, y aseguró que el metro en la Gran Manzana no está teniendo problemas de inseguridad.

“Hay miles de agentes de la Policía de Nueva York en el metro, como en cualquier otro espacio público de Nueva York. También hay millones de personas que viajan en metro todos los días. El metro es abrumadoramente seguro”, dijo el activista. “El Gobernador y sus ayudantes no deberían asustar a la gente para que se alejen del metro, porque cuanta más gente lo use, más seguro será”.

Pearlstein agregó que la prioridad de la MTA en este momento debería estar en “hacer funcionar trenes y autobuses de la manera más rápida, confiable y frecuente posible para que el tránsito lleve a las personas a donde necesitan estar cuando necesitan estar allí”.

Asimismo, el activista de transporte criticó que se envíe más uniformados a las estaciones y mencionó que ello no resuelva la crisis de desamparados y personas con problemas de salud mental que también existe en la ciudad y que se ve en los trenes.

“Las crisis de personas sin hogar y enfermedades mentales no tratadas que son visibles en toda la ciudad, incluso en el metro, deben abordarse mediante las soluciones políticas adecuadas. Más policías no darán hogar a las personas ni resolverán sus problemas de salud mental”, concluyó el activista.

Lorenzo Lucas, ecuatoriano, quien toma siete días a la semana el tren para ir a su trabajo de cocinero en un restaurante de Manhattan, también aseguró que como usuario no ha sentido ningún aumento en la inseguridad del tren E, que es la línea de la que depende.

“Yo veo las cosas iguales, no creo que esté más inseguro, pero si quieren poner más policías para que todo esté mejor, estoy de acuerdo”, dijo el pasajero.

Anuncios