Gobierno haitiano se niega a recibir 14,000 haitianos que plantea deportar EEUU, piden “moratoria humanitaria”

El jefe de la oficina nacional de migración de Haití, Jean Negot Bonheur Delva se pregunta; ¿Tendremos suficiente para alimentar a esta gente?"

0
195
Migrantes, en su mayoría de Haití, cruzaron el río Bravo cerca de Del Rio, Texas, el viernes.

Puerto Principe, Haití, RDHerald.- El gobierno haitiano protestó contra los planes del gobierno de Biden de expulsar a los migrantes de Estados Unidos en masa, argumentando que Haití está sumido en una profunda crisis política y humanitaria y no tiene los medios para recibir a miles de personas sin hogar, si son deportados.

El jefe de la oficina nacional de migración de Haití, Jean Negot Bonheur Delva, dijo que las autoridades esperan que 14.000 haitianos sean expulsados ​​de Estados Unidos en las próximas tres semanas. Las autoridades dijeron que se estaban preparando para recibir tres vuelos de migrantes el domingo a la capital del país, Puerto Príncipe.

“El estado haitiano no es realmente capaz de recibir a estos deportados”, dijo Bonheur Delva en una entrevista.

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, fue asesinado en julio. Un mes después, la empobrecida península del sur del país fue devastada por un terremoto de magnitud 7,2, lo que obligó al inestable gobierno de la nación caribeña a enfrentar las consecuencias de un mortal desastre natural.

Tradicionalmente, la mayoría de los migrantes haitianos han huido de la violencia y las privaciones económicas en la capital, Puerto Príncipe, donde vive aproximadamente la mitad de la población del país. Pero una ola más reciente de inmigrantes ha huido de las áreas afectadas por el terremoto.

Según un informe de la ONU publicado la semana pasada, 800.000 personas se vieron afectadas por el terremoto y un mes después, 650.000 siguen necesitando asistencia humanitaria de emergencia.

Es probable que muchos de los haitianos deportados de Estados Unidos regresen a las aldeas y ciudades del sur destruidas por el terremoto, en las que aún no se ha restablecido el agua corriente y la electricidad.

Bonheur Delva dijo que «los problemas de seguridad en curso en el país» dificultan enormemente el reasentamiento de miles de personas. Dijo que el país no podía proporcionar seguridad o alimentos de manera adecuada a los repatriados y dijo que la pandemia de Covid-19 complicó aún más la capacidad del país para aceptar a tanta gente a la vez.

“Estoy pidiendo una moratoria humanitaria”, dijo. «La situación es muy difícil».

Después de detener las deportaciones a Haití después del terremoto de agosto que mató a más de 2.000 personas, el gobierno de Biden cambió de rumbo la semana pasada cuando una avalancha de migrantes haitianos cruzó a Texas desde el estado fronterizo de Coahuila, México.