Deportados haitianos regresan a una patria que está lejos de ser acogedora

0
119
Una bandera nacional de Estados Unidos corona una barricada que delimita el control territorial de las pandillas en el barrio Bel Air de Puerto Príncipe, Haití, el sábado 25 de septiembre de 2021. Más que una ciudad, Puerto Príncipe es un archipiélago de islas. Algunos barrios están abandonados. Otros están atrincherados detrás de incendios, automóviles destruidos y pilas de basura, ocupados por hombres fuertemente armados.Rodrigo Abd / AP

Un trabajo de ALBERTO ARCE and RODRIGO ABD, Associated Press

Puerto Principe, Haití RDHerald.- Deportado de Estados Unidos, Pierre Charles aterrizó hace una semana en Puerto Príncipe, una capital más peligrosa y distópica que la que había dejado cuatro años antes. Incapaz de comunicarse con su familia, salió del aeropuerto solo, a pie.

Charles no estaba seguro de cómo llegar al vecindario de Carrefour a través de una ciudad envuelta en humo y polvo, a menudo sonando con disparos de pandillas y policías. En la carretera del aeropuerto, el trabajador de 39 años intentó sin éxito detener los autobuses repletos. Pidió a los conductores de motocicletas que lo llevaran, pero le dijeron una y otra vez que el viaje era demasiado arriesgado.

Finalmente, alguien accedió a llevarlo hasta una parada de autobús.

«Sé que hay barricadas y tiroteos», dijo Charles mientras despegaba hacia lo desconocido, «pero no tengo a dónde ir».

Esta historia es parte de una serie, Haití: Negocios, política y pandillas, producida con el apoyo del Pulitzer Center on Crisis Reporting.

Al menos 2.853 haitianos deportados de Texas han aterrizado aquí en la última semana con $ 15- $ 100 en efectivo y una “buena suerte” de parte de los funcionarios de migración, muchos de los cuales pisaron el país por primera vez en años, incluso décadas.

Más que una ciudad, Puerto Príncipe es un archipiélago de islas controladas por bandas en un mar de desesperación. Algunos barrios están abandonados. Otros están atrincherados detrás de incendios, autos destruidos y montones de basura, ocupados por hombres fuertemente armados. El sábado, un periódico local informó de 10 secuestros en las 24 horas anteriores, entre ellos un periodista, la madre de una cantante y una pareja que conducía con su niño pequeño, que se quedó atrás en el automóvil.

Incluso antes del asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio, el gobierno era débil: el Palacio de Justicia estaba inactivo, el Congreso disuelto por Moïse y el edificio legislativo acribillado a balazos. Ahora, aunque hay un primer ministro, está ausente.

La mayor parte de la población de Puerto Príncipe no tiene acceso a los servicios públicos básicos, ni agua potable, electricidad ni recolección de basura. Los deportados se unen a miles de compatriotas haitianos que han sido desplazados de sus hogares, empujados por la violencia a instalarse en escuelas, iglesias, centros deportivos y campamentos improvisados ​​llenos de gente entre ruinas. Muchas de estas personas están fuera del alcance incluso de las organizaciones humanitarias.

De las más de 18.000 personas que las Naciones Unidas cuentan entre los desplazados en Puerto Príncipe desde que la violencia de las pandillas comenzó a aumentar en mayo, la Organización Internacional para las Migraciones solo tiene acceso «a unas 5.000, tal vez 7.000», dijo Giuseppe Loprete, director de la misión de la OIM aquí. «Estamos negociando el acceso al resto».

Este es el Puerto Príncipe que espera a los deportados. Aquí hay instantáneas de una ciudad que está lejos de ser acogedora.

Elice Fleury no prestó mucha atención a la gente que corría y gritaba afuera de su panadería hasta que escuchó las ráfagas de disparos. Cuando miró por la puerta el 2 de junio, vio a hombres enmascarados fuertemente armados que sacaban a la gente de sus casas y tomaban el control de su vecindario de Martissant.

La carretera principal de Martissant es una arteria estratégica que conecta la capital haitiana con el sur del país. La pandilla quería el control. Habían rodeado el barrio que se encuentra entre las montañas y el mar en una ocupación bien planificada y estaban disparando contra la comisaría. Cuando Fleury vio a los oficiales huir en lugar de enfrentarse a los hombres armados, llamó a su esposa.

«No puedo salir», le dijo.

Fleury pasó esa noche en una plaza cercana con otros vecinos, hablando con su esposa por teléfono, sus hijos llorando al fondo, mientras ella explicaba que los hombres armados habían disparado gases lacrimógenos, registrado casa por casa y patrullaban las calles.

Un día después, la familia escapó, dejó todo atrás y se reunió en un refugio temporal.

Tres meses después, los Fleurys languidecen en ese refugio temporal, durmiendo en el suelo de un polideportivo a pocos kilómetros de la casa a la que no pueden ni quieren volver.

Martissant se ha convertido en una de las islas desconectadas de la capital. Los autobuses que transportan personas y mercancías desde Puerto Príncipe hacia el sur del país forman convoyes para viajar a través de Martissant, a menudo esperando durante horas y, a veces, durante la noche hasta que pagan a los pandilleros la autorización para viajar, según los conductores.

Médicos Sin Fronteras se vio obligado a cerrar su hospital en Martissant, donde la agencia había brindado atención durante los últimos 15 años.

Seidina Ousseni, jefa de la misión, describe la situación en el terreno de Puerto Príncipe en dos palabras: «Guerra urbana».

La mayor parte de la ciudad «en diferentes grados se enfrenta a las mismas circunstancias», dijo Ousseni. “Los vecinos se organizan para defender sus barrios y cuando no son capaces de hacerlo, tienen que abandonar el lugar”.

Dos semanas después del ataque de Martissant, hombres armados sitiaron un campamento llamado La Piste a lo largo de la costa al norte de la capital, un barrio de haitianos sordos y discapacitados reubicados allí por la Cruz Roja Internacional después de que el terremoto de 2010 arrasara la capital.

Esta vez fue la policía quien lideró un asalto al anochecer, según residentes y un relato de Naciones Unidas.

«Mi hijo estaba jugando a las cartas afuera cuando escuché los disparos», dijo Marie Jaquesmel, de 70 años. «La policía entró desde diferentes direcciones y comenzó a disparar gases lacrimógenos y disparar, solo pudimos correr».

Con 139 casas incendiadas a sus espaldas, perdió el rastro de su hijo de 28 años, que es sordo y no puede hablar. “No sé si está vivo o muerto, lo único que vi es que esos hombres eran policías”.

Ahora está dos veces desplazada, esta vez sin que su hijo la ayude a proporcionar comida. Comparte una escuela abarrotada con 315 familias de La Piste, que viven en la desesperación. Jaquesmel sostiene una foto de su hijo en su frente y llora. «¿Puedes ayudarme a encontrarlo?»

Joseph Dieu Faite, de 56 años, líder ciego de los habitantes desplazados de La Piste mira hacia el horizonte con los ojos bien abiertos, como si estuviera viendo un monstruo. El ataque, explica, fue una represalia de la policía contra civiles que vivían en un vecindario controlado por pandillas.

“Había unos gánsteres ahí, tengo que reconocer eso, pero la policía no preguntó, no dijo una palabra, no hizo ninguna diferencia, solo nos desalojó y luego se llevó fósforos y gasolina y quemó nuestras casas una a una”. Dijo Faite.

Justin Pierre June, de 31 años, un elocuente estudiante de derecho que llegó a Puerto Príncipe en el primer vuelo de deportados el domingo pasado se enfrentó a los oficiales de la OIM que los recibieron en el aeropuerto.

“Este no es el momento adecuado para deportarnos a Haití. Haití no está preparado para recibir deportados porque su situación es caótica ”, gritó. “Este país está en una crisis política, social, de seguridad y económica, estamos rodeados de pandillas de todos lados. … Deberíamos habernos permitido presentar una solicitud para convertirnos en refugiados «

Más de 100 compañeros deportados aplaudieron en apoyo. Sus sentimientos fueron secundados 72 horas después por Philipo Grandi, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, quien cuestionó las «expulsiones masivas de personas … sin evaluar las necesidades de protección» de Estados Unidos. Grandi dijo que el derecho internacional prohíbe el regreso de personas a un país en un caos tan peligroso.

Estados Unidos ha tenido una historia accidentada con la nación desde que los haitianos se liberaron de la esclavitud y el dominio colonial francés a principios del siglo XIX. Los estadounidenses ocuparon Haití durante casi dos décadas en el siglo XX. Desde entonces, a través de golpes de estado y terremotos, los líderes estadounidenses y la comunidad internacional han contribuido al caos y han intentado sin éxito reconstruir el país.

Mientras tanto, los inmigrantes haitianos se dirigían a las costas de los Estados Unidos por mar a Florida o a través de México a Texas.

El jueves, el enviado especial de Estados Unidos a Haití, Dan Foote, renunció y dijo que no podía defender una política de deportación de haitianos a “un país donde los funcionarios estadounidenses están confinados a recintos seguros debido al peligro que representan las bandas armadas para la vida cotidiana. » La política será contraproducente, dijo: «La creciente migración a nuestras fronteras solo crecerá a medida que se sume a la miseria inaceptable de Haití».

Podría haber hasta 100 pandillas en Puerto Príncipe; nadie tiene un recuento exacto y las lealtades a menudo son violentamente fluidas. Uno de los grupos más poderosos es la coalición de pandillas G9 liderada por Jimmy Cherizier, alias «Barbecue», un ex policía convertido en gángster. Su poder parece haber aumentado desde el asesinato del presidente en julio pasado, que condenó, e incluso se habla de que puede entrar en política.

En el centro, la coalición de pandillas de Barbecue controla las calles vacías alrededor de los edificios judiciales y legislativos, y todas las calles al este de la costa. Abren y cierran el movimiento por el centro de la ciudad a voluntad. No muy lejos del Palacio Nacional, los residentes del vecindario contiguo de Bel Air no apoyan a la pandilla de Barbecue más que a la policía, por lo que se defienden de ambos.

Jean Baptiste Nevelson, de 49 años, portavoz de Bel Air, asiente con la cabeza hacia el mar y el territorio del G9 y dice: «Tenemos miedo del grupo de allí, nos presionan todos los días».

Nevelson, que no porta armas pero da órdenes a algunos hombres que sí las tienen, agrega: “No confiamos en ningún gobierno, no confiamos en la policía. Solo nos tenemos a nosotros mismos … para ser honestos, llegamos a un punto donde este barrio solo puede ser defendido con nuestras armas ”.

En media hora de conversación, salpicada por varios disparos no muy lejos, vincula la violencia que están sufriendo con la pobreza y la política. “El estado no provee, no tenemos agua, ni escuelas, ni electricidad, ni trabajos. Mucha gente solía ir a vender al mercado y ahora nuestros enemigos los han cortado y no pueden llegar, así que se quedan aquí sin trabajo. Tienen hambre.»

Las pandillas controlan el acceso hacia y desde el puerto y, por lo tanto, el 80% de todo lo que se consume en la nación isleña, según líderes portuarios y empresariales. La mercadería que sale del puerto se consolida en convoyes que deben atravesar áreas controladas por pandillas y enfrentar asaltos diarios y extorsiones. A veces, grupos de adolescentes se suben a uno de los camiones y cortan el plástico, enviando sacos de cemento y otros bienes a la calle, donde los llevan a las casas.

Los conductores no se atreven a detenerse.

Los ricos de Puerto Príncipe viven en el suburbio oriental de la ladera de Petion-Ville en casas cerradas y con vigilancia privada, en gran parte protegidas de la violencia y el costo de las recompensas. Pero los pobres sufren crecientes precios y cuellos de botella. Cuando las entregas de alimentos y combustible se estancan, los precios suben y las filas en las estaciones de servicio aumentan a cientos.

En La Saline, frente a la entrada principal del puerto, un barrio parcialmente incendiado por una pandilla hace dos años, decenas de niños están descalzos, incluso desnudos, y piden comida y agua. Se han saqueado almacenes y comisarías. Las rotondas han quemado neumáticos y material amontonado para barricadas.

El principal mercado de alimentos de la ciudad, Croix des Bosalles, se extiende desde la entrada sur del puerto hasta el parlamento, en un terreno donde se vendían esclavos antes de la independencia. Para ingresar al mercado hoy, uno debe atravesar un guante de pandillas. Primero, uno pasa a media docena de jóvenes con armas largas, teléfonos en mano y auriculares en un oído. Luego, por un grupo más grande sentado encima de la caja quemada de un remolque.

El piso del mercado está lleno de basura en descomposición y, en algunos lugares, pequeños incendios de basura ardiendo. Cada paso en el suelo esponjoso parece liberar vapores de descomposición en el aire ya fétido.

Aunque el mercado está abarrotado, solo alrededor de un tercio de los vendedores y compradores anteriores han podido salir de sus vecindarios o atravesar el centro de la ciudad para llegar allí. El ambiente es denso, enojado y lleno de resentimiento. Las mujeres gritan alternativamente «vete de aquí» o hacen señas a un extraño para que las mire más de cerca: «¿Cómo puede una persona vivir en estas condiciones?»

En cuestión de minutos, un hombre de 30 años vestido de negro y rastas se identifica como “seguridad” y ofrece un paseo guiado por zonas a las que no sería posible acceder sin su compañía. Andy —sólo da un nombre— apunta a plátanos, zanahorias, lechuga o limón. Se venden en puestos rotos o en pilas en el suelo, no lejos de patas de pollo desechadas, entrañas y bolsas de agua de plástico vacías. “Mira cómo vivimos en Haití. El gobierno nos ha dejado en este estado. Ningún ser humano se merece esto. Por eso tenemos que organizarnos ”, dijo Andy.

Su educado recorrido llega a un abrupto final cuando otros hombres de «seguridad» se acercan y le dicen que se detenga. Su tono cambia con la misma rapidez. «Puede haber un ataque en cualquier momento, no puedes estar aquí, vete, vete, vete, vete».

De hecho, parece que la violencia puede estallar en cualquier momento, en cualquier rincón aleatorio de la ciudad. Las turbas enojadas se reúnen y se disuelven, se reúnen y se preparan para una nueva confrontación, mientras los transeúntes esperan lo inesperado. No prevén una vida mejor.

Nevelson, la predicción del líder de la comunidad de Bel Air: «El futuro será malo, caótico, violento».